jueves, 1 de marzo de 2007

Los niños invisibles


En el más remoto confín de la china vive un Mandarín inmensamente rico, al que nunca hemos visto y del cual ni siquiera hemos oído hablar. Si pudiéramos heredar su fortuna, y para hacerle morir bastara con apretar un botón sin que nadie lo supiese…, ¿quién de nosotros no apretaría ese botón?”J. J. Rousseau
 
 
Me ha venido este texto a la memoria, porque necesito escribir sobre el aborto. Me cuesta hablar, y hasta pensar, sobre tan triste asunto; pero me avergüenza reconocer que aún no he escrito una palabra sobre el tema.
No soy tan presuntuoso como para suponer que tengo algo nuevo que decir. Pero no debería haber un sólo cristiano, ni un sólo hombre o mujer de buena voluntad (escritor, periodista, maestro o pregonero de cualquier especie) que no gritara al menos una vez en la vida contra la salvajada vergonzosa del aborto provocado, que es la mayor amenaza que sufre nuestra civilización.
Mi problema es que no entiendo lo que está pasando. Como sacerdote debo escuchar, comprender y perdonar todas las atrocidades y miserias de los demás con la esperanza de que Dios perdone las mías: también los crímenes y asesinatos más viles… Pero me desconcierta que nuestra bienoliente sociedad siga legitimando tanta barbarie. ¿Son humanos los cerebros de esos matarifes que van de médicos para triturar niños antes de que nazcan? ¿Qué hay en las seseras de los políticos y de los sedicentes intelectuales que aprueban estas conductas?
Ya nadie en su sano juicio y con un mínimo conocimiento de la biología, se atreve a negar que en el seno de una mujer embarazada hay un ser humano vivo. De ahí que los abortistas necesiten emboscarse en una selva grotesca de eufemismos y de amaneramientos sintácticos para defender sus prácticas asesinas. Es una cursilería macabra eso de “la interrupción voluntaria del embarazo” o, como oí por la radio hace un mes, “la suspensión quirúrgica de la gestación en fase embrionaria”. Ni así cuela.
Pero el monstruo sigue alimentándose de millones de víctimas inocentes.
¿Será que vivimos rodeados de mentes criminales? ¿O son sólo estúpidos, incapaces de entender algo tan simple? Probablemente ni lo uno ni lo otro.
Quizá la respuesta sea la que da el Dr. Nathanson:
“En realidad —escribe en un libro estremecedor— los médicos sabíamos muy poco sobre el feto y nunca lo habíamos visto excepto como carne picada y desmembrada”…
Y, al narrar el aborto de su propio hijo, que él practicó con sus manos, expresa la misma idea: todo fue frío y aséptico. El niño nunca fue visto como niño, sino como tejido fetal triturado por la más gélida tecnología.
Sí, es eso. Se trata de niños nunca vistos, de “Mandarines lejanos” como los de Rousseau, de seres invisibles a los que nadie, ni sus propios padres ni los que les dan muerte, han mirado a los ojos. Si lo hicieran, no podrían continuar la matanza.
Provocar un aborto es matar apretando un botón, a ciegas; ejecutar a un intruso con una firma. No hay olor a sangre, ni ataúdes, ni cementerios. Degollar en un acto quirúrgico, con música de Mozart, anestesiados el cuerpo y la conciencia, entre vuelos silenciosos de batas verdes.
Las víctimas son etéreas, niños virtuales exterminados sin saña, igual que se elimina un archivo de ordenador. No hay verdugos. ¿Cómo llamar asesino a ese doctor de mejillas sonrosadas y ademanes bondadosos?
Los niños invisibles, en realidad, no existen. Son seres sin rostro, sin gestos, sin parecido con nadie. Don Quijote, Hamlet o Mafalda poseen mucha más realidad. El niño invisible no tiene nombre de niño: lo llaman feto, que es nombre de cosa, de apenas nada.
Hay asesinos que nunca olvidan la última mirada aterrorizada de sus víctimas. Esas miradas permanecen fijas en el cerebro del criminal como un cuchillo, que, en ocasiones, les lleva a la desesperación, al arrepentimiento o al suicidio. Pero los niños invisibles no lloran, ni suplican, ni han aprendido a mirar. Son sólo carne de carnicería, deshecho de quirófano, tejido reciclable. Sus honorables homicidas pueden acallar la conciencia con un güisqui a media tarde.
Los niños invisibles, algunas veces tienen los ojos negros como el azabache, azules como el mar, o verdes como la esperanza. Pero hay que evitar que lo sepan sus madres. ¡Ah, si lo supieran!: aún sería posible la salvación.
Sólo Dios los mira. Cuando los niños invisibles abren los ojos ven los ojos de Dios empañados de lágrimas.


7 comentarios:

Tomás dijo...

ole tu madre

Mariano dijo...

Don Enrique, no quieren entrar a analizar sus conciencias. Prefieren, como en tantas otras actividades de la sociedad actual, mirar para otro lado.
Es, para todos los que intervienen en un aborto, como un acto más de esta sociedad relativista, en la que todo vale para su conciencia.
A ésto hay que añadir que para muchas clínicas,es un negocio con las subvenciones que reciben de las administraciones públicas.
Enhorabuena Don Enrique por esta página web, que incorporamos, desde ahora mismo a los favoritos del ordenador familiar. Cristina y Mariano

Anónimo dijo...

Hola D. Enrique:

Me encanta este artículo.

Personalmente tengo muchos motivos para manifestarme en contra del aborto. Además de por que es un asesinato salvaje, a mí, con la legislación actual me podían haber abortado .

Soy la menor de catorce hermanos y cuando yo iba a nacer mi madre tenía ya unos cuantos hijos adolescentes, momentáneamente tenía más de 4o años (ahora ya ha vuelto a tener treinta y tantos como toda mujer guapa) y podría haber alegado "peligro para la salud física o psíquica de la madre".

Lógicamente no lo hizo. Es médico, valiente, generosa y libre y siempre ha sabido que un hijo es un regalo, un regalo que requiere muchos sacrificios, entrega y preocupaciones pero que el amor que se le entrega engrandece el corazón y embellece el alma, el alma de la madre, del niño y de los que lo rodean.

Tal como se presenta la legislación actual sobre el aborto y los argumentos que la apoyan me tengo que considerar afortunada por que mi madre no me mató pero hay miles de niños que no tienen tanta suerte.

Sinceramente no creo que ninguna madre pueda abortar libremente y por ello creo que debemos apoyar y facilitar a las madres que se encuentren en dificultades para que tengan libertad para elegir la vida.

porlafamiliaporlavida dijo...

Estimado Don Enrique:

Un amigo me ha dado las referencias de su blog, me ha encantado la entrada que hace sobre el aborto, ahora, más que nunca los cristianos debemos de gritar NO AL ASESINATO DE INOCENTES, SI A LA VIDA. Hoy he escrito una carta, como madre, como mujer y como hija en mi humilde blog, al que me gustaría invitarle.

Atentamente,

anaroski.

Anónimo dijo...

Buenas noches,

Con todo el respeto a su opinión, me gustaría resaltar que es sólo eso: una opinión. Y suya.
A cambio de mi descarada franqueza, cometeré el atrevimiento adicional de pedirles a todos ustedes respeto por las opiniones y/o decisiones de todas esas mujeres que deciden no traer a este mundo niños que no quieren o no pueden mantener, educar, criar, querer...
Y no, nadie ha mirado a los ojos a esos "niños", sencillamente porque no los tienen.

Mi más humilde admiración por una señora que ha tenido 14 hijos (¿y además una carrera? ¿o tan sólo un título en la pared?). Ojalá estuviesen ahora las cosas como para poder mantener 16 bocas de un único sueldo. ¿Ustedes pueden? Enhorabuena y adelante.

Sólo pedimos que las opiniones de algunos no sean ley para otros.

Felices fiestas.

Enrique Monasterio dijo...

No, amigo. Yo no expreso aquí una "opinión", sino un dato: un hecho científicamente irrefutable. Esos niños existen y tienen más vida que usted y que yo, no se "interrumpe" su vida, sino que se les mata. Eso lo saben muy bien los propios homicidas,
Si. Les llamo homicidas. Y tampoco es una opinión.
No es opinable que existe la luna. Ni siquiera que existe usted, a pesar de hacerse invisible desde su anonimato.
Sí que es una "opinión" afirmar que esos niños pueden ser eliminados. Una opinión terrible, por cierto, y nada respetable,
Los opinantes son siempre respetables. Sus opiniones, no.
Hasta hace sólo cíen o doscientos años había miles de personas que "opinaban" que los negros no tenían alma y que, por tanto, podían ser "propiedad" de los blancos. Y si alguien sostenía lo contrario, se le contestaba lo mismo que dice usted en la última frase de su comentario

Moscovich dijo...

Esos opinantes, precisamente son aquellos que se ostentan como liberales y progresistas, se han creído el cuento que pensando de esa manera caben en una categoría de más inteligentes o más no sé qué. El asesinato no tiene matices ni cambia los hechos por que sea defendido por unos. El aborto es asesinato. Pero ¿cómo se le llega a esa gente? ¿cuanto tiempo tardará esta idea del aborto en decantarse y salir de esa imagen liberal? ¿qué ganan con abortar gente?... Para colmo, si tan solo se hubieran abortado a los abortistas, tal vez no existiría este problema...