miércoles, 23 de enero de 2013

"Necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco "


La conocida periodista y escritora Ángeles Caso ha publicado en "La Vanguardia" el artículo, que reproduzco a continuación. No he seguido de cerca sus pasos, pero sé que es una mujer alineada en la izquierda, no creyente y de gran corazón. 
Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila. También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

92 comentarios:

Isabel dijo...

Todos aprendemos lo que es la vida poco a poco y me gusta que abra su corazón y muestre lo que nos ocurre a muchos, que tardamos en aprender; y lo que tanto nos cuesta mostrar, nuestra debilidad.

Noto un regusto triste, melancólico, desesperanzado.

Un conformismo con lo material, incluso buscando belleza, incluso valorando la amistad, la alegría, la sinceridad, cosas que merecen mucho la pena, pero no hay más.

Es verdad que necesitamos menos de lo que creemos que necesitamos, pero también es cierto que necesitamos más de lo que creemos que no necesitamos. Yo al menos sí, esta escasez de espíritu me amarga.

Porque ¿qué es lo imprescindible para vivir con dignidad? ¿qué corresponde a la dignidad del ser humano?

yomisma dijo...

Queridísima Angeles: si conocieras el don de Dios. Si dejaras que tu espíritu se llenará del Amor que impregna todo, todo, todo de alegría. Despreciar el mundo? Por qué? Porqué no puedes usarlo? Míralo con ojos de eternidad. De esa que te espera al otro lado. La enfermedad es maravillosa, te hace quitar de encima toda esa ropa de materia que llevamos a cuestas. Y te abre los ojos a una realidad nueva: todo lo que te habías perdido antes lo recuperas ahora. El amor de tu compañero se ve fortalecido y se agradece; los amigos que nunca te dejaron, te hacen ahora reír, pues la risa es la fachada de la felicidad; aprecias con tu corazón la luz y la noche que entran por tu ventana. Te diría que aún te queda algo por deshacerte: tu misma. Déjate llevar por el espíritu a lo alto del mundo, contempla su belleza y armonía, la grandeza que Dios hace para ti. Sí, para ti. Mira el corazón de las personas de todas las razas y naciones que vinieron antes que nosotros y se dedicaron a dar, dar, dar. Son las más felices de la historia! Date entera a tus hermanos los hombres, para recibirte entera, feliz, de nuevo. Ese es el don de Dios: el Amor que da y sigue dando, pues no hay amor si no hay frutos. Y déjale a El que habité en tu cuerpo dañado y lo sane con su soplo de vida. Y entonces descansa en sus manos. Te garantizo que sí le dejas, no te va a defraudar.

Anónimo dijo...

Para frases lapidarias, prefiero aquella de "aprende a querer lo que tienes, y acabarás teniendo lo que quieres".

Asumpta dijo...

Querída Amiga,por los ratos buenos que he pasado contigo:Te he leido en diferentes ocasiones,y me gusta tu capacidad de profundizar en él gran misterio de la vida.
Como buena militante de izquierdas y coherente en todo,sigues gritando por los que nadie se acuerda,como decia la Madre Teresa de Calcuta,los desheredados,los sin nombre.
En realidad,en este momento de tú vida,has optado por el amor,de tu compańero de tus buenos amigos,de la belleza,de lamusica,sin saberlo,el Creador te ha visitado,y a gritos reclama que le reconozcas....El te los manda para aliviarte.
Esta vida es el preambulo de álgo que no conocemos pero podemos intuir,El Creador sigue con nosotros y nosotros con El
Dices que notas el recuerdo de tus seres,los que yá no estan,los que estan con El,ahí tienes una prueba.se llama comunion de los santos

Anónimo dijo...

Impresionante articulo,creo que de una persona que quiere encontrar una paz,que los que afortunadamente creemos tenemos claro donde está,y tambien (bajo mi punto de vista)como muchos instalados en la izquierda,utilizando la demagogia en algunos momentos.
Que Dios le ayude a tener todo lo que ella pide y sobretodo que encuentre,lo sepa ver,y lo retenga a El. T.S

Anónimo dijo...

La vida nos va enseñando lo que de verdad es importante a veces de una manera suave y otras de forma un poco violenta. Lo vemos en nuestra vida y en la de los que nos rodean. Pero la que podemos y debemos cambiar primero es la nuestra para luego poder denunciar la de los demas. No se sí ella se ha atrevido a poner en práctica lo que denuncia que no hacen los demas. Yo también noto una cierta amargura y desencanto,como una sorpresa desesperanzada al descubrir los fallos de nuestra naturaleza"tocada" y pienso que puede ser debida a que desconozca o ignore conociéndola la posibilidad de redención.
Esperemos que a través de las cosas buenas de la creación que ella aprecia,descubra a su creador.
Lucia

Anónimo dijo...

Yomisma, desde cuando la enfermedad es una maravilla? Una cosa es no rebelarse en contra de una enfermedad grave, pero de ahí a que sea maravillosa...

pacita dijo...

Yo hoy no tengo fuerzas para decir nada

Altea dijo...

Pues mira que lo único que me gusta es la mitad del último párrafo...
Casi todo lo demás me suena a comunismo indignado.

Anónimo dijo...

Me ha encantado. Gran escritora, consigues llegar al lector. Este articulo transmite la belleza de vivir, la grandeza de lo pequeño y el deseo de aspirar a vivir sencillamente, sin pretender ser mas que nadie y procurando darnos en cada una de las situaciones cotidianas a los demas. Gracias Don Enrique por compartirlo aqui. Isabel, espero que encuentres esa paz que al final todos queremos y que, estoy convencida, nos es posible alcanzar. Rocio

yomisma dijo...

La madre Teresa decía que la enfermedad la usa Jesús para acercarnos a su cruz y ponernos a su altura y así podernos dar un beso. Una maravilla.

Marléne dijo...

Angeles, sigue apoyándote en las personas que te quieren de verdad, que te acompañan en los momentos buenos y menos buenos, piensa en tanta gente buena que hay en el mundo, no en esos otros........Y un gran reto: vislumbrar, descubrir, encontrar .......a Dios. No sé cómo, en tu caso, pero lo encontrarás.

Clara dijo...

No sé si esta mujer creerá en Dios, pero lo que dice, precioso, me recuerda a la "santa indiferencia" de la que habla San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales. Que no es pasar de todo ni que todo te dé igual. Es el abandono en los brazos de Dios, que da paz interior y te hace libre de verdad.

Cordelia dijo...

Había leído el artículo hace unas semanas y me causó una profunda tristeza en su día. Esta mujer pide a gritos lo que tiene al alcance de la mano. Ojalá lo encuentre pronto. Ojalá alguien que la quiera bien la ayude a abrir los ojos.
Pacita, un abrazo desde aquí.

pacita dijo...

La fe es un don!.gracias Cordelia!

Asumpta dijo...

Si claro...pero eso lo hacen los heroes y los santos...digo lo de la maravilla

Isabel dijo...

Creo que me expliqué mal.

Lo que me amarga es la escasez de espíritu que noto en Ángeles Caso, al menos en su artículo, que es lo que conozco. A ella no la conozco.

Ella dice en su artículo que no hace falta más dinero que el necesario para vivir con dignidad, y estoy de acuerdo, pero la dignidad humana exige la vida del espíritu, que asoma por algún resquicio de su artículo, pero muy escasa.

Me gusta mucho que Ángeles Caso quiera mantener la libertad y el espíritu crítico, aunque habría que definir claramente los términos para saber si hablamos de lo mismo.

Y con mi espíritu crítico, que también intento mantener, he de decir que, aunque muchos sostienen que el martirio es "lo mejor", incluso muy buenos teólogos y santos, yo veo que ni a la Santísima Virgen ni a san Juan, el discípulo amado, ni a san José que sepamos, se lo pidió el Señor. Y sostengo que lo mejor es hacer la voluntad de Dios para cada uno. Así que pensar que tener una enfermedad es una maravilla... para otros, para mí Señor, si es tu voluntad, aparta este cáliz, que no sé si sabré llevarla con alegría ó me rebelaré.

Papathoma dijo...

A Ángeles Caso la conocí -en diferido, a través de una amiga suya- justo en sus comienzos. Recuerdo lo duro que le resultó abandonar su Asturias natal cuando fue reclutada por RTVE.
Muy amiga de sus amigos, discreta y respetuosa, "víctima" de la ideología de la época...pero conservando su idealismo, al igual que hoy.

No seré yo quien la critique. No sé cómo reaccionaría yo, a sus 53 años, ante una enfermedad grave y sin fe. Espero que Dios le toque el corazoncito, ese enorme corazón que tiene para querer a los demás y pedir muy poquito para sí misma.

yomisma dijo...

Querida Isabel y Asunta: dos cositas. Bueno tres. 1. Uno no va buscando la enfermedad ni pidiéndola, aunque piense que sea una maravilla porque ha visto obrar maravillas en y por gente enferma; 2. Los santos y los héroes no lo eran antes de la enfermedad (los que se hicieron santos con la enfermedad), luego, sí es una maravilla si hace al hombre santo; 3. A la Virgen le traspasó una espada el corazón, a san Juan le quitaron la piel a tiras, y de San José no sabemos, pero murió relativamente joven (¿enfermedad?). Una maravilla. Un abrazo y perdonad mi cabezoneria

Mercedes dijo...

yomisma, creo recordar que San Juan es el único apóstol que no murió mártir. El de la piel a tiras era San Bartolomé, me parece.
Lo que no quita ni un poquito de verdad a tu comentario, a mi parecer.

yomisma dijo...

Tienes razón que san Juan no murió de los martirios que le hicieron. Murió de viejo. Pero las perrerías le dolieron igual.

Anónimo dijo...

Averaveraver... No sé si me paso por hereje, pero la enfermedad, el dolor, hasta la muerte, son consecuencias del lamentable incidente de la manzana (también llamado pecado original). Es decir, lo más alejado de lo que tenía Dios en mente cuando se le fue ocurriendo la creación. Son malos. KK.
Otra cosa es que en un genial giro de los acontecimientos, al Señor se le ocuerriera la manera de darle la vuelta a la tortilla y convertir las consecuencias del pecado en la mejor manera de expiarlo. Cargando con la cruz (que Jesús mismo dijo que casi mejor que si podía pasar, por favor), somos corredentores de toda la Humanidad con Cristo.
Lo maravilloso no es la enfermedad, sino que padeciéndola con la alegría del cristiano, esa porquería sirva para el fin más santo.
Digo yo.

Asumpta dijo...

Claro que sí

Antuán dijo...

Yo también he leido tu mención y reconozco que está bastante bien, me gusto eso de que detesta los indiferntes que nunca se meten en lios. y me gustó lo de la patata cocida que no es lo mismo que pasarse la patata caliente. Hacer un valance asi tan de seguido no se si es muy atrevido o es estar muy segura de lo que una ha visto y vivido y pasa de lo que digan. Adiosle-pido por ti para que encuentres la luz que te falta.

Anónimo dijo...

Yo leo la carta de Ángeles y no entro a decidir, ni a opinar si en su corazón existe conformismo material, escasez de espíritu, si conoce a Dios, si deja que entre en su corazón, si ha de deshacerse de sí misma.
Tampoco veo comunismo indignado, ni el pecado original.
Pero sí que veo "Self-righteousness" en muchos de los comentarios. Releedlos en un par de meses.

Anónimo dijo...

Don Enrique gracias a usted he descubierto a Don JOSE MIGUEL IBAÑEZ LANGLOIS... y este poeta me ha enseñado que los estoicos se han hecho cristianos...

Paco Paco dijo...

Sinceramente me ha emocionado su articulo,Creo que es lo que le dicta su corazón...Lo que mas me a calado es.... a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera.
Angeles te deseo lo mejor.

claudia ures dijo...

hace tiempo que pienso como vos vivo con lo justo para no desgastar mis fuerzas en cosas q no me interesan.y he tenido q pagar precios muy altos pero no importa .pude darme cuenta a tiempo ,en este mundo donde crea egoistas ,q yo podia dar no lo que me sobrara sino lo que tenia.el dia que iba en la ambulancia con un infarto del cual creian q no me salvaria tenia una paz, una tranquilidad dificil de explicar.
tengo 53 años y te agradezco que hayas escrito algo tan lindo y tan real ojala la gente entendiera q lo maravilloso es la vida y que todo esta en la naturaleza ,en otros seres humanos y no en acumular cosas .gracias

map/ dijo...

map/ He tropezado por pura casualidad con el artículo. Nunca me habían hablado tan certera y profundamente, jamás. Creo que ambos, escritor y yo, estamos gritando aquello de "Luz, más luz".

Anónimo dijo...

Dios no existe y quién piensa en la muerte como un paso a algo mejor, no vivirá la única vida de la que va a disfrutar.

Mike Lee. dijo...

Es un colofon magnífico yomisma.
El tener una visión de eternidad nos convierte en seres que tienen una misión definida en esta vida, regularmente relacionada con servir al projimo y estar pendiente solo de cosas que nos lleven a ese fin.
Gloria a Dios.
Saludos.

mariajose dijo...

¡Ahí le has dado!

Anónimo dijo...

Muchas gracias Ángeles, una vez más, por transparentarte y ofrecernos una visión humana, realista y amable del mundo. La experiencia es casi siempre la voz más potente y duradera. Gracias por compartirnos la tuya. Me ayuda y da fuerzas leerte. ¡GRACIAS! Cristina

Ana M Sancho Biesa dijo...

Esa es la sabiduría de la vida. Un abrazo

Kunter dijo...

Muy buenas reflexiones de una persona crítica y serena. Y, ufff! qué cansinos todos los "cristianitos" seguidores ciegos del dogma cristiano. Una cosa es espiritualidad, como la reflejada en el escrito de la autora y otra la religiosidad que supuran los poros de tanto cristiano que, aiggg! no los toques la fibra que se ofenden cuando no comulgas ciegamente con su credo, a esta actitud se le llama integrismo, intransigencia y afán de control y con su disculpa y en nombre de la religión, sea cual sea, se han cometido muchos asesinatos. No es de extrañar que Ángeles Caso se desmarque de todo este lastre y no lo nombre en su declaración de principios, o quizá finales. En fin, cada cual con sus creencias o con sus razonamientos críticos.

Enrique Monasterio dijo...

Mira Kunter: De todos los comentaristas eres el único que parece ofenderse por la opinión de los demás. Y para colmo insultas a los que no piensan como tú. Descalificar con 4 frases tópicas 2000 años de cristianismo da un poco de risa.
Hay miles de páginas en Internet donde te sentirías en tu salsa. ¿Qué pintas aquí?
Lamento decirte que éste será tu último comentario publicado

Pedro Hernández Pérez dijo...

Me ha encantado el artículo . Dice lo esencial de lo esencial y lo más humano de los entinientos de una persona que visto la vida como una secuencia de acontecimientos que han marcado la misma. Un fuerte abrazo Angeles

Rogelio Barragans Lorenzo dijo...

Querida Angeles:Tengo muchísimo respeto por los seres humanos de cualquier color é ideologías políticas.Nadie tiene derecho para criticarte si eres católica,protestante,atea etc.⚘�� vive tu tiempo y tu vida como seas más feliz.

Rogelio Barragans Lorenzo dijo...

Querida Angeles:Tengo muchísimo respeto por los seres humanos de cualquier color é ideologías políticas.Nadie tiene derecho para criticarte si eres católica,protestante,atea etc.⚘�� vive tu tiempo y tu vida como seas más feliz.

Venancio Rodríguez Sanz dijo...

Érase un señor que le estaba enseñando a su burro a no comer. Finalmente, el mismo día que el asno aprendió, va y se muere. Un poco es eso lo que nos pasa:"Cuando aprendemos de qué va la vida, nos tenemos que ir". Pero, no es porque no lo supiéramos (la muerte siempre ha estado presente), es porque nos parece que eso no va con nosotros.

Anónimo dijo...

Querida Ángeles, te tengo mucha admiración desde siempre. Soy periodista, y siempre me ha gustado cómo has contado la información, por lo que te admiro, además de como escritora. A mí también se me quedan un poco vacías las palabras tan sinceras que he leído. Me falta algo más. Permite que te llegue la fe, déjala que llame a tu puerta. Dios está muy cerca, solo tienes que cerrar un poco los ojos y sentirlo. Nosotros hablamos.
Un beso muy grande desde el corazón.

Paquita Hinojosa dijo...

Bastante bien dicho, comparto tus ideas, en la vida se necesita poco para estar satisfecho, pero ese poco hay que abrazarlo, moldearlo, transformarlo, saborearlo con tiempo, paciencia y mucha contemplación.

Amelia Fernandez Fernandez dijo...

Sólo comentar, siempre que tuve ocasión, he leído tus hermosos escritos y, me han encantado, Ángeles Caso. Decirte, soy persona muy mayor y pronto me iré, eso sí,creo que hay algo que nos ocurrirá al terminar nuestra existencia y, lo creo firmemente. Cuídate, vales mucho y eres buena persona. Un abrazo grande.

Epicurio Estoico dijo...

Acaban de detectarme un cáncer de vejiga y te entiendo a la perfección todo lo que dices.
Un beso

Nullzone dijo...

Solo puedo decir... Gracias.
Gracias... y gracias.

Anónimo dijo...

Esta claro que en las cosas pequeñas está la felicidad y eso lo sabes desgraciada mente cuando estás al límite. Sólo te acuerdas de lo que quieres y deseas padres hermanos pareja hijos amigos momentos sólo eso no te acuerdas del coche la moto el viaje en avión no sólo momentos sencillos.

Susana dijo...

Ángeles, ¡qué claridad y cuánta verdad! Y todo con una gran belleza. Gracias por decir lo que otros sentimos pero no nos sale tan bonito.

Anónimo dijo...

Un problema para cada solución.
La mitad del vaso vacío.
Deprimente. Lapidario.

Carlos Nunez Gonzales dijo...

Me gustó el artículo. Interesantes los comentarios. No veo cómo alguien deba sentirse mal por maldecir alguna enfermedad que se padezca, es totalmente humano, y éso es lo que somos. El concepto de vida no puede quedarse en respirar y disfrutar lo que percibimos, sin quitar la calidad de estos placeres, así como de la música. Como decían, comprendemos nuestra existencia cuando ya nos tenemos que ir de aquí, pero no confundir aceptación y conformismo de nuestro estado material con cucufaterías de fe.

Maria Pilar dijo...

¡Pero qué ganas de llevarlo todo al plano espiritual! Se os ha olvidado que Dios está en todas partes y en todas las personas. Yo soy creyente, pero tengo los pies en el suelo. Cristo no quiso el dolor, por eso curó a sus amigos. Dejaos de palabras y vivir mirando por la gente, piense lo que piense.
Gracias Ángeles por tus libros, tus pensamientos y por compartir tus vivencias.
Un gran abrazo.

Demontre dijo...

La enfermedad nunca es maravillosa, yomisma

Maria Jose Acuña Beláustegui dijo...

Con todo respeto al dueño del blog, referente a la cita "Yo necesito pocas cosas y lo que necesito lo necesito poco" esa es una frase de San Francisco de Asís, debería ser aclarada al lado o debajo de la cita. El derecho de autor se respeta, este vivo o muerto. Sino queda como que la dijo la señora a la que se refiere el artículo, y no es así. Atentamente

Nuria cacho martin dijo...

Es muy difícil conformarse con eso poco cuando hay tanto horror a nuestro alrededor. Nos guste o no debemos luchar como cada una pueda contra las injusticias y saqueo en el que vivimos

celebrador dijo...

Mientras me mantengo enfocado en la gratitud (por lo que puede ser agradecido), todo lo demás fluye

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo

AMA TÉ Teràpies de la Salut dijo...

Un artículo lleno de verdad, lucidez y humanidad. Qué más da la manera de expresarlo, si más espiritual o menos. Lo importante es la intención con la que llevamos sus palabras a nuestros corazones. Sentir que algo de conciencia se contagia en el inconsciente colectivo, como hablaba de ello Jung, eso si es la gran maravilla del ser humano y sus dones o dotes divinos. Transformar y trascender lo que evidenciamos que rechazamos es la mejor manera de mantener el equilibrio en este auténtico caos. Verlo y aceptarlo tal cual es, esa es la divina experiencia del ser humano. Creer es crear...que importan los Santos o héroes... Que se llame Dios, Buda o Alá.... nadie está exento de las pruebas evolutivas de la vida... Disfrutemos, Aceptemos, Compartamos en nuestro estado...luego ya iremos o pasaremos al otro. Respetemos a los demás de manera neutra y sincera. Quitémonos ya las etiquetas....
Sed buenos!!!!

Anónimo dijo...

Esa hermosa frase del título pertenece a San Francisco de Asís, tal como consta en los escritos de su vida ("Florecillas"). Gracias por la oportunidad de aclararlo.

xxx yyy dijo...

Ángeles que se llama como yo está viviendo un momento sagrado cada uno como entienda lo de sagrado. Me uno a su corazón en este momento. Mi deseo es que no lo pierda nunca.

Gilberto Gómez Ogliastry dijo...

santa preciosa de DIOS..., ANGEL HERMOSO... que todo te sea concedido... felicidad eterna y alegria permanente.

Cuca Travesi dijo...

Excelente

Anónimo dijo...

Ángeles, estoy contigo. Lo más importante es estar en equilibrio y con paz interior.
Mil formas tenemos de buscarlas y mientras lo consigamos logramos nuestro objetivo de vida.
Tu postura me parece totalmente correcta, es cierto que mas que la edad son los problemas los que nos hacen replantearnos lo que somos.
Me gusta tu intensidad y tus razonamientos. Disfruta de la vida

Anónimo dijo...

Yomisma, es facil hablar cuando los enfermos y hambrientos son los otros,Jesus estuvo el en la cruz , la madre Teresa pregono un conformismo, no axorde con sus bienes materiales (busca su historia) muchos ayudan a otros sin intentar semejarse a Dios.

Anabel Gisbert Gonzalez dijo...

Poco mas. Yo te acopaño en ese camino de comprensión de la vida

Anabel Gisbert Gonzalez dijo...

Poco mas. Yo te acopaño en ese camino de comprensión de la vida

Anónimo dijo...

Querida Angeles por las preciosas palabras que comentas. Me han emocionado y me encanta lo que dices. Te deseo lo mejor. son palabras que surgen del corazón y eso es lo que importa. Comparto de la primera hasta la última palabra que dices.

Anónimo dijo...

Entonces esta bien escrito

Dersuani dijo...

Dios no es necesario. Se le utiliza demasiado a menudo en vano.

Anónimo dijo...

Gracias yomisma por tus palabras

Anónimo dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos!!

andana dijo...

Sencillez para vivir en bien vivir. Gracias por compartir.

Anónimo dijo...

Exactamente.

juanaromero dijo...

Increíble que un solo artículo se mantenga vivo cuatro años consecutivos. Angels..te felicito. Así comenzó la iglesia católica y ya lleva 2017 años...con todos mis respetos, Angels....te prefiero a ti

Anónimo dijo...

La cantidad de sentimientos de los que nos haces participes escribiendo tan bien como tú. Besos. Ángel

Anónimo dijo...

me gusta vibrar con la gente que alcanza un despertar de suconciencia, porque ellos son la sal de la tierra.

Anónimo dijo...

Un beso Ángeles. No han entendido nada de lo que has escrito.

sixto carlos alfonso dijo...

Ojalá todos aprendiesemos la lección que la vida es !

Anónimo dijo...

El articulo MARAVILLOSO, SINCERO , LIMPIO .............. INSPIRADOR , te llega al alma ............
el resto de comentarios que leo por aquí como respuesta no los entiendo, dejarnos a cada uno la libertad DE SENTIR A DIOS cada uno a nuestra manera, tan apropiada como las demás . ES SENCILLO SER FELIZ, LO DIFICIL ES SER SENCILLO.

Marta Basora dijo...

Me ha impactado tu escrito lleno de paz y serenidad.
Tienes hijos? Alguno con necesidades especiales? Cómo lo harías para estar tan "bien" en una situación como esta?

Silvia Repolet Santos dijo...

...qué bonito escribres, qué bonito comunicas, tan claro, tan transparente... el universo te envuelve, te ama, ámale también a él, tú eres el universo, el universo eres tú... ámate, ámale y cómo resultado descubrirás un mundo no dual, un todo y todo será perfecto... abrazos de AMOR¡¡¡

40 rugientes dijo...

¡Qué belleza! Tus paplabras contienen la esencia de la vida. Gracias.

chifus dijo...

pero esto deberia ser ppor ley y educativo
pa qe lo qe no qieran esquilmar unas cuantas personas no se lo qeden 4

srmicolo micolo dijo...

Que hermoso, hasta las lagrimas

Anónimo dijo...

¿La enfermedad es maravillosa? Pues nada, yomisma: tú misma. Tú le pides a Ángeles Caso que confíe en Dios, y yo creo que tú confías en Dios demasiado.

Anónimo dijo...

Bona tarda. No et conec, sols tinc referències teves com a periodista, però, això que acabo de llegir m'ha tocat el cor. Amb quan de sentiment narres el teu ésser interior, aquest que, tots volem trobar! Et desitjo tota la sort del món, i com no -desconec el mal que pateixes- el desig de una total recuperació. FE, FE I FE. Una abraçada molt sincera.

Racu MM dijo...

¿Dios...? Quién coño es ese...!!!

Anónimo dijo...

La ignorancia es tan atrevida. Esta haciendo un generalización tan bestial que se convierte en estupidez. Cómo vas a meter en el mismo saco a todos los cristianos. A la Madre Teresa de Calcuta y a Torquemada, por poner dos ejemplos bestiales, para que te quede más claro, Kunter. Afina un poco más tus comentarios, porque hace dos días nos ofendiste a miles y miles de cristianos que ni somos intransigentes ni queremos que nadie comulgue con nada en lo que no cree. Te pido a ti, Kunter, tanto respeto como tú mismo te mereces.

Ana María Alarcón Picón dijo...

Buena persona,muy querida,y al acecho de todo lo que te rodea.Así vivimos algunos la vida,con toda su esencia.Un abrazo, de la estrella fugaz

Anónimo dijo...

El relato de Ángueles es maravilloso.Habla serenamente de sí misma y del mundo que le rodea. No pide gran cosa, pero recibe lo más importante para ella. El cariño de los suyos la belleza de la naturaleza,el sonido de la música...La Última frase me ha impresionado. Yo también quiero que, cuando ya no esté aquí,que un puñadito de personas piensen que valió la pena que estuviera un ratito por auí.

Anónimo dijo...

Gracias a que no se quién es esta mujer, ni se de su vida y sus andanzas, no podré juzgarla por eso... Solo me paro a hablar por lo q escribe, creo q ella se cree en un momento de la vida q ha aprendido mucho y ya lo tiene casi todo vivido, pero yo me pregunto, cuántas cosas puede vivir una persona q no ha sido madre, una persona q no sabe de criar, educar, amar, alimentar, ayudar, servir y estar siempre ahí con el corazón entregando la vida misma, día tras día noche tras noche, infinitamente y sin nunca desprenderse de ese hilo emocilnal, creo q queda mucho por vivir y aprender, como todos, estamos aquí.... Quiero ver si en verdad puede vivir con una papa y un pan como ella lo dice,a ver si se las arregla con unos días sin bañarse o sintiendo hambre sin tener un colchón donde doemir, lo ha vivido o solo lo bislumbra en su imaginación?

Anónimo dijo...

Mi pregunta a sido la misma casi..

Juan Chimeno dijo...

Ufff, cuantos comentarios...
Tengo una enfermedad terminal y veo como mi vida se va apagando. Pero hay que seguir dándose a los demás, hay que seguir amando y nunca es tarde para empezar a amar y a darse (servir) a los demás, que es lo único que llena. De aquí lo único que dejas es todo el bien que hayas hecho y al otro mundo se te examinará del amor.

No sigo a Ángeles caso, pero sinceramente ella no es la única que ha vivido lo que está contando. La suerte es que ella tiene un gran altavoz y se la escucha más que a muchas otras personas que sufren más. El dolor es parte de la vida y te ayuda a ver las cosas con otra perspectiva. El dolor cuando es terminal te ayuda a enfocarte pero si en tu vida no has tenido trato con Dios es complicado (no imposible) que de repente empiece a hablar de Dios.
Su texto es brillante y áspero a la vez. Ve que su vida se va, como tantos otros millones de personas en la historia de la humanidad pero su prédica no desprende amor y el amor es lo que nos hace grandes. La muerte en si misma es desquiciante porque no tiene sentido si no tienes fe, por eso los que tenemos fe sabemos que hay que verla con esperanza porque la muerte en como atravesar una puerta.
Ángeles, de pequeño té veía dar las noticias en la tele y te tengo aprecio. Ten ánimo y atrévete a atravesar esa puerta sabiendo que al otro lado estará Dios con los brazos abiertos. Si tú quieres Él te recibirá.

Enrique Monasterio dijo...

Hasta aquí han llegado los comentarios. Desde ahora no publicaré ninguno más en este post. Creo que ya se ha dicho todo.
Muchas gracias.